Enseñamos al perro a saltar a través de nuestros brazos en forma de ARO.

Esta habilidad se puede trabajar de dos formas: con un aro o con dos personas.

¿Cómo trabajamos esta habilidad con un aro?

Necesitaremos un aro (en los chinos lo venden) y premios. Los pasos a seguir son los siguientes:

1. Habituamos al perro a pasar a través del aro: lanzamos un premio hacia la dirección donde tiene que ir el perro atravesando el aro, que estará tocando el suelo, sin estar levantado.

2. Una vez el perro pasa sin problema por el aro, vamos levantándolo poco a poco del suelo para que el perro salte a través del aro. A medida que vamos levantando el aro, colocamos el brazo debajo del aro (mientras lo sujetamos) y así el perro se acostumbra a saltar encima de nuestro brazo.

3. Una vez ya hemos hecho varias repeticiones, podemos ir metiendo la orden de “salta” o “hop” o “aro” (o la que queráis), para que el perro vaya asociando el saltar por el aro con esa orden.

4. Para ir retirando el premio que lanzamos, hacemos ver que lanzamos el premio para que el perro salte, y así podemos premiar después. De esta forma no irá a buscar el premio que esté en el suelo, sino que se lo daremos nosotros una vez haya saltado.

5. Una vez veis que el perro tiene la orden asimilada, sin necesidad de hacer ver que lanzamos un premio, podemos empezar a introducir el otro brazo en el aro, por que ya no necesitaremos la guía gestual, ya tendremos la verbal.

6. Cuando ya llevéis varias repeticiones y os salte sin problema, cada vez vais bajando el brazo, acotando la zona de salto, para que el perro se acostumbre a saltar en un espacio más reducido.

 

Os recomiendo que hagáis muchas repeticiones con el espacio reducido sujetando el aro, para que el perro se acostumbre bien, no sea que quitéis muy rápido el aro y no so salte por los brazos.

 

7. Retiramos el aro y le mandamos la orden con nuestros brazos en forma de aro (pero seguimos aún en el suelo agachados).

8. Finalmente, cuando ya salta sin problema cuando estamos agachados, empezamos a levantarnos poco a poco del suelo.

Para perros grandes, no hace falta que cerréis el aro del todo, es decir, podéis dejar un espacio entre vuestras manos para que de esta forma el aro con los brazos sea mayor y así puedan pasar sin problemas.

A continuación tenéis el vídeo explicativo: