Mi perro solo me hace caso cuando tengo COMIDA

A todos nos ha pasado en algún momento que nos hace caso o nos realiza algún ejercicio solo si tenemos comida. Es algo normal y sobretodo si intentamos pasar de trabajarlo en casa perfectamente a trabajarlo en la calle, exigiendo lo mismo sin premio.

Para que el perro os haga caso en todas las situaciones y sin comida, hay que trabajar la retirada progresiva de premio y trabajar primero en sitios con pocos estímulos distractores e ir ampliando poco a poco la dificultad.

¿Cómo trabajamos la retirada de premio?

Lo primero que hay que hacer es trabajar la retirada de premio en casa. La casa es un sitio tranquilo y sin distracciones externas y eso nos facilita el poder trabajar con ellos.

Una vez una orden ya la tiene bien asimilada, veis que la hace a la orden, podemos empezar a retirar el premio. Eso sí, retiraremos la comida, no el premio en sí, ya que recompensaremos con nuestra voz y con caricias.

 

Para ir retirando la comida, lo que haremos será alternar las diferentes maneras de premiar. Una vez ya sabe la orden, llevando premios encima, le mandamos la orden y si la hace premiamos primero con comida. Volvemos a repetir y esta vez premiamos con caricia y con un «muy bien!!». La siguiente vez volvemos a premiar con comida (e incluimos también caricia y voz).

De esta forma le vamos dando un premio variado cada vez, no siempre el mismo, ni en el mismo orden, para que así vaya viendo que a veces tendrá comida y a veces tendrá caricia solamente. Por esto también a la vez que premiamos a veces con comida, sería bueno darle caricia y un «muy bien», para que cuando solo haya caricia y voz, le sirva también como recompensa.

Una vez vais viendo que os hace la habilidad siempre llevando comida encima pero no premiando siempre con ella, podéis probar a llevar un premio escondido sin que os vea ni sepa que lo lleváis. Le pedís la orden y le premiáis primero con caricia y voz y añadir luego la galleta. En otro momento repetimos el ejercicio pero sin darle la galleta solo con caricia y voz. De esta forma, el perro irá viendo que aunque no llevemos la riñonera con premio, a veces puede caer también.

De esta manera el perro siempre intentará hacerlo bien por que alguna vez le caerá premio, y como no sabrá cuando le caerá, realizará el ejercicio sin problema (eso si, recordad hacer la retirada de premio solamente cuando ya entiende bien la orden verbal).

Finalmente, una vez en casa os hace la orden sin necesidad de llevar premios encima, tenéis que seguir el mismo proceso en la calle.  No queráis correr mucho, en la calle hay más distracciones que en casa y puede que les cueste hacer el ejercicio si no hay premio, así que intentad primero trabajar bien la habilidad fuera de casa con premio, y poco a poco ir retirándolo en sitios tranquilos y sin estímulos distractores.

Os aconsejo ir poco a poco y no querer correr mucho, el perro tiene que aprender a haceros caso en todas las situaciones y tengamos o no premio comestible, pero todo aprendizaje necesita tiempo y dedicación.

Si tenéis más preguntas no dudéis en escribirnos!!