¿Obsesión? Trabajamos con la PELOTA

Hola perrunos!!
Hoy venimos con un nuevo tema, las pelotas! =)
Muchos perros son obsesivos con las pelotas, y es importante trabajar este tema ya desde pequeños.

Desde cachorros tienen que aprender que cuando acaba el juego, se acaba. Si aprenden eso, es mucho más fácil que el perro aprenda a desconectar de la pelota una vez se ha terminado el juego.

¿Cómo le enseñamos al perro que se termina el juego?

A Hiro se lo enseñé desde cachorro, y lo empecé a trabajar en casa primero ya que es más fácil al no haber otros factores externos que puedan influir en él.

Sacaba la pelota, se la tiraba cerquita un par de veces, y una de esas veces cuando me la traía para que se la tirase, me la guardaba, de decía“prou” (basta), y jugaba yo con él directamente (es decir o con un mordedor, o el típico juego con el perro acariciándolo y animándolo). Iba alternando también con habilidades, es decir, en cuanto de daba la orden “prou” (basta), cogía un par de premios, y le hacía sentarse y dar la pata (por ejemplo, algo sencillo).

De este modo el perro poco a poco va viendo que cuando le digo la orden “prou” (basta), la pelota termina pero no termina nuestra interacción, de modo que no queda frustrado por no tener la pelota.
Esta situación la fui poniendo en práctica en el parque (al principio cuando no había más perros). Y cuando se acaba el juego con pelota, jugábamos los dos corriendo unos minutos y al finalizar el juego conjunto le daba la misma orden de “prou” (basta), añadía una habilidad (sienta, tumba..) y premiaba con comida. Una vez finalizado ya nos íbamos. (En vez del sienta también aplicaba a veces un “junto”, iba premiando, y ahí ya aprovechaba, lo sentaba, le ponía la correa, y seguíamos en junto premiando un poco más)

Pero es importante no irte siempre después de todo este ritual, a lo que me vengo a referir es que si el perro sabe que después del juego conjunto y el premio lo vas a atar, ya no va a querer hacer esa parte por que sabe que ya te vas. De modo que a veces nos íbamos justo después de jugar a pelota (juego pelota+ orden basta+orden sienta+premio) o a veces jugábamos a pelota, luego juntos y luego otra vez a pelota, etc. A lo que me refiero es que el perro no sepa nunca en el parque cuando te vas a ir (es decir no haya una rutina fija), y tenga la orden de venir a ti muy bien fijada.

Una vez todo este proceso de devolver la pelota y terminarse el juego lo va llevando bien, ya lo apliqué teniendo distracciones alrededor (perros, gente..).

Todo esto lo empecé a trabajar por qué ya le vi cierta obsesión con las pelotas, y actualmente, jugamos de vez en cuando con pelota, y cuando digo “prou” (basta), se acaba la pelota y ya va a su aire a olfatear, con otros perros, etc.

Es todo un proceso que poco a poco el perro va a entender que se termina la pelota y que puede estar contigo jugando o trabajando o puede estar a su aire olfateando y haciendo sus cosas. Pero para eso es importante que el perro no se frustre ni se obsesione más cuando guardamos la pelota y es por eso que empecé a hacer todo este ritual de juego y trabajo conjunto una vez guardaba la pelota.

Otra actividad que podéis trabajar es que se controle delante de la pelota.

¿Cómo trabajar el control con la pelota?
Lo primero es que el perro tenga la orden “quieto” bien afianzada. Una vez la tiene, el primero paso es decirle “quieto” al perro y colocar la pelota en el suelo (no lanzarla, sino colocarla), para que les sea más fácil controlarse y no ir a por la pelota hasta que se lo digamos.

El segundo paso ya es introducir algo de movimiento mientras le decimos “quieto”. Cada vez se puede ir complicando más la cosa a medida que el perro vaya avanzando. Se puede aplicar movimiento a la pelota y movernos nosotros también, se puede quitar la orden quieto, etc.

En el siguiente vídeo veréis 3 pasos (una vez el perro sabe hacerlo con la pelota quieta en el suelo sin movimiento):

– Con la orden “quieto” (el perro puede estar mirando la pelota si quiere)

– Con la orden “quieto”, pero tiene que mirarme a mi (complicamos la cosa, e intentamos que no se obsesione con la pelota y que nos mire a nosotros; al principio con la orden “mira” si la tiene, o llamando al perro por su nombre y premiando cuando nos mire)

– Sin la orden “quieto” y mirándonos. (de esta forma el perro se autocontrola ya que no le estamos pidiendo nada, ya sabe que no debe ir)

Nosotros siempre que jugamos con la pelota, no solo jugamos, hay mucho más. Antes de lanzar la pelota siempre tiene que hacer algo Hiro (dar la vuelta alrededor mío o de algún objeto, pasar entre las piernas..). Siempre antes de un lanzamiento hay una actividad, tiene que ganarse la pelota y siempre hay un “prou” junto con alguna otra actividad. De este modo, no se obsesiona por que hay algo más conmigo que le va a gustar también.

Todo juego tiene que tener un trabajo y todo trabajo tiene que ser un juego también!

Pues hasta aquí el post de hoy!
Como siempre me enrollo un montón, espero que hay quedado claro, sino cualquier duda nos escribís!
Besotes!!!