RUTA DE LOS MOLINOS

Detalles de la ruta: 

  • Inicio/ fin: Valbúcar
  • Distancia: Ruta lineal de 7 km (por tanto ida y vuelta 14km)
  • Duración total: 5h aprox
  • Desnivel: Durante todo el camino no hay mucho desnivel. El único tramo con más desnivel, al final, antes de llegar a Buslaz.
  • Material: Importante botas de montaña, no está de más un palo de trecking para ayudar, correa larga para el perro, agua y botiquín (tanto perruno como humano), algo para picar (ideal para cuando llegas al final del primer tramo)

Nosotros partíamos desde Villaviciosa, y pusimos el GPS en dirección Valbúcar. Es un pueblecito de 4 casas y no hay donde aparcar, así que os recomiendo que paséis el pueblo unos metros, y encontraréis una entrada a mano izquierda, donde parece ser como un arco antiguo (es la entrada a una finca). No podéis traspasar en arco, pero si que se puede dejar el coche fuera, ya que es una carretera que no lleva a ningún lado. Ahí aparcamos nosotros y la ruta empieza justo al lado en la carretera.

Empezamos el recorrido. Durante todo el trayecto vas encontrando los diferentes molinos antiguos. La mayoría están marcados con un cartel, con el nombre del molino, aunque nosotros hubo algunos al principio que no supimos distinguir. Hay que tener en cuenta que son molinos que llevan muchos años sin funcionar, y la vegetación se ha apoderado de ellos.

El recorrido de ida, lo hicimos con los perros atados (con correa larga), por seguridad, pero a la vuelta como ya conocíamos el camino fueron sueltos sin ningún problema. Es un trayecto que no tiene pérdida. Eso sí, si a vuestro perro le chifla el agua, ojo!, ya que el río pasa al lado del camino y no se puede acceder en todo momento, hay algunos espacios por donde si se pueden meter, pero si es un locuelo del agua y no mira por donde va, mejor llevarlo atado para evitar que se pueda hacer daño bajando por donde no toca.

Es importante tener en cuenta que si ha llovido días anteriores, buena parte del camino estará enfangado y hay que ir con cuidado por que resbala. Aún así, durante el camino hay partes que tienen una valla al lado por seguridad y donde te puedes agarrar bien. Durante el trayecto encontraréis dos puentes de madera. No es necesario pasar por ellos, ya que te llevan a un molino que está justo enfrente. Lo digo por que perros con miedo a las alturas es posible que les cueste pasarlos, sobretodo el primero ya que le faltan algunos tablones en el suelo. Hiro el primero no lo pasó, se quedó antes del primer agujero en el puente (pero atravesamos por el río) pero Pam sin problema, así que ahí ya depende de cada uno.

Os recomiendo hacer la ruta empezando desde Valbúcar en vez de Buslaz, por que al ir des de Valbúcar, haces la subida final antes de estar cansado, te da tiempo a descansar en el pueblo y luego la vuelta no es subida sino bajada, y es más fácil y más rápida hacerla de vuelta que ya estás cansado. Si tenéis suerte de encontrar a un pueblerino encantador en Buslaz, es ideal! Nosotros pudimos probar Sidra casera para coger fuerzas para la vuelta! De este modo nosotros tardamos unas 3 horas en ir de Valbúcar a Buslaz, y unas dos horas en volver de Buslaz a Valbúcar.

Si sois varios y vais con dos coches, podéis dejar uno en cada pueblo, y así en vez de hacer 14km de ruta, hacéis solo 7km de ida 😉