DIA 4: LAGO DI GARDA Y LUGANO

Ayer noche vinimos desde Verona hasta el Lago di Garda para pasar aquí la noche (tardamos una horita aprox). Fuimos a una área camper llamada Camper Park Sirmione. Puedes pagar por horas o por días y nosotros pagamos unos 12 euros diría y teníamos hasta las 16h. Tienen duchas (aunque para el agua caliente tienes que pagar un euro por cada 20l de agua caliente) y baños y el área está justo delante del lago.

Lo que me gustó del lago es que los perros pueden bañarse en todo el lago (siempre que vayan con correa) y luego hay algunas “playas” que son exclusivas para peros y ahí si puedes soltarlo. En verdad, nosotros nos metimos en el agua con la correa larga, y una vez dentro, los soltamos. Piensa que el agua no cubría hasta muy lejos de la orilla, de modo que si los soltabas a lo lejos, nadie se daba cuenta.

Alrededor del lago hay un camino que supongo recorre buena parte de éste. Nosotros solo hicimos un trocito para que los peques hiciesen sus cosas, por que lo que queríamos era una mañana de relax, después de varios días pateando ciudades. De modo que buscamos un sitio con árboles, sombra y ahí nos plantamos. Pusimos la hamaca, los perros con la correa larga atados al árbol, y a descansar 🙂

Pero no todo iba a ser relax. Como estábamos en una parte del lago que no tenía fácil acceso al agua por que había rocas, no había nadie bañándose ahí, así que aproveché para soltarlos y nos pusimos a jugar en el agua.

Vimos que había cerca de ahí un pequeño castillo (Area archeologica delle Grotte di Catullo), adentrándose en el agua, pero al final no fuimos a verlo, ya que la idea era comer e irse para cruzar la frontera antes de que oscureciera. Pero si tenéis ocasión de quedaros un día entero ahí, aprovechad para visitarlo y para pasear alrededor del lago. La verdad es que la sensación de relax y paz que hay ahí se agradece.

Decidimos comer por ahí cerca, en el Lugana Beach. Es un pequeño bar/restaurante, y podemos estar ahí con los perros sin problema y las pizzas por lo menos estaban muy buenas.

Nos pusimos en marcha y cruzamos ya la frontera. Nosotros nos paramos ahí para que nos diesen la pegatina de los peajes. Son 40 francos suizos, pero puedes pagar 40 eur y el cambio te lo devuelven en francos. Creo que es la mejor alternativa que no estar buscando algún sitio para comprar la pegatina y así poder ir por las autopistas.

Al fin llegamos a Lugano! Por suerte aún no se había hecho de noche y pudimos ver un poco la ciudad. La verdad es que vimos poco, estuvimos más que nada por alrededor del lago, que nos pareció precioso y hasta estuvimos pensando en coger una barquita e ir por el lago, pero empezaba a oscurecer.

Dimos un paseo por el ayuntamiento y algunas calles de dentro y ya volvimos al párking subterráneo para coger la furgo e ir a una área camper para cenar y dormir, de modo que de Lugano no os puedo comentar mucha cosa. Lo único que me fijé..hay bastantes perros y en las papeleras hay bolsas para recoger las cacas de los perros!

Después de dar un paseo por Lugano, fuimos a una área camper a unos 25 min de ahí para pasar la noche: Area Sosta Camper Tamaro. Es de pago pero va todo automático, como si fuese un párking subterráneo. Al entrar hay una valla, sacas tiquet y ya cuando salgas pagas lo que toque. Está muy bien esta área por que tiene también para electricidad. Cenamos y pasamos ahí la noche.

Si tenéis ocasión y tiempo, visitad la Cappella Santa Maria degli Angeli. Queríamos ir  a verla, pero había que priorizar los sitios y al final no pasamos, pero es un mirador en el Monte Tamaro, si buscáis en internet, veréis unas fotos preciosas.