DÍA 6: Ruta al Lago Tomas (Tomasee o Lai da Tuma), nacimiento del Rin.

Detalles de la ruta: 

  • Inicio/ fin: Paso de Oberalp (Oberalppass). Al lado del restaurante Gasthaus Piz Calmot.
  • Distancia: Ruta lineal de 6km aprox ida y 6km aprox vuelta
  • Duración total: 3h 30min aprox (nosotros tardamos más)
  • Desnivel: Hay un par de tramos con algo de desnivel, pero el resto sin problema. (de unos 500m)
  • Material: Importante botas de montaña, no está de más un palo de trecking para ayudar, correa larga para el perro, agua y botiquín (tanto perruno como humano), la comida.

Después de visitar Locarno, nos dirigimos al paso de Oberalp, un paso de montaña donde pasaríamos la noche para poder hacer ruta al día siguiente. Si queréis encontrar fácil el sitio donde dormimos, si ponéis el nombre del restaurante (que está arriba en la ficha técnica), el maps os llevará fácilmente. Ojo si conducís de noche por que tela con las curvas en las carreteras…, pensad que es un puerto de montaña situado a 2046m de altura.

Había ya algunas campers y caravanas ahí aparcadas así que nos dio seguridad y ahí acampamos. Por cierto…era agosto pero hacía un frío de invierno! Así que llevaos ropa de abrigo, sobretodo por la noche que refresca una barbaridad.

Después de pasar la noche ahí, por la mañana estuvimos apunto de ir a desayunar al restaurante que había, pero al final decidimos picar de lo que teníamos, hacer la comida para llevarla en un tupper y pasar la mañana de excursión.

La ruta hacia el lago Tomas y el nacimiento del Rin, empieza al lado del aparcamiento. Por cierto justo ahí hay como una oficina de turismo, y aunque no había nadie, por la mañana estaba abierto y podías coger mapas. Además, hay un cartel grande con todas las rutas posibles en los diferentes puertos de montaña que hay, ya que todas las rutas se comunican entre sí. Nosotros decidimos hacer la ruta de tres horas y media hacia el lago, ida y vuelta, que parecía ser de las más cortitas: Ruta roja y blanca al Lai da Tuma. (abajo en la imagen estábamos a media hora del lago y a una hora del paso de Oberalp, pero para que veáis las diferentes rutas)

En la mayor parte de la ruta, los perros pueden ir sueltos. Los atamos sobretodo cuando pasamos cerca de las vacas o las cabras y en alguna zona más rocosa y empinada. Llegando al lago, hay que subir unas rocas y ahí los cogimos para poder tenerlos agarrados si alguno de ellos resbalaba. El camino empieza llano y luego poco a poco va haciendo subida, hasta que al final hay un poco de bajada para llegar al lago.

Las vistas durante todo el camino son increíbles y la verdad es que siendo agosto, no había casi nadie haciendo esa ruta, así que genial! Cuando llegamos al lago, los perros jugaron un rato, se bañaron y comimos el tupper que habíamos preparado por la mañana.

Tuvimos suerte y llegaron al lago unos señores con un instrumento precioso, el cuerno alpino. La verdad es que fue un momento super relajante…todo en silencio y solo sonando una dulce melodía.

Por cierto, estos señores se bañaron en pelotas, y Jose no iba a ser menos..así que también se metió en el agua sin ropa (más que nada que con el frío que había hecho no llevábamos los bañadores). Pero bueno..fue meterse y salir rápido, que el agua estaba congelada…yo ni loca me metía.

La vuelta la puedes hacer por diferentes sitios: o bien por donde hemos venido o bien ir por el camino del  refugio de Maighels, que alarga la excursión unos 50 minutos. Nosotros fuimos por el mismo sitio por el que vinimos, pero antes de seguir el camino, justo donde empezamos antes la bajada al lago, hay una mini montaña, donde hay un banco y puedes disfrutar ahí de unas vistas increíbles de los Alpes.

Una vez finalizada la ruta, cogimos la furgo y nos dirigimos a nuestra siguiente parada, que también implicaba cruzar un puerto de montaña, de modo que nos fue genial aprovechar la luz del día para poder ir viendo los paisajes.