DÍA 7: RUTA DE LOS 5 LAGOS. EL MATTERHORN

La tarde del día 6 recorrimos el siguiente puerto de montaña para poder pasar la noche cerca de Zermatt, ya que era nuestro siguiente destino y en Zermatt solo pueden acceder vehículos autorizados. Íbamos a ir a Tasch ya que leímos que en al lado de la estación de tren había un camping, pero era super caro, y antes de llegar a Tasch Nos metimos en Randa y ahí encontramos un camping mucho más barato ( Camping Attermenzen por 35chf).

A la mañana siguiente, preguntamos cómo ir a Zermatt y nos dieron la opción de un mini bus que nos llevaba y permitían entrar con los perros. Era barato, aunque no recuerdo cuanto, así que escogimos esa opción en vez del tren. El mini bus pasa cada hora y te deja en la estación de Zermatt.

Una vez en Zermatt, teníamos que andar unos 15 min hasta llegar a la estación del cremallera. Ahí compramos los pases de Zermatt a Blauherd (cogimos ida y vuelta, pero os recomiendo coger ida a Blauherd y la vuelta desde Sunega, ya veréis por qué). El tíquet nos costó 48 chf por persona y los perros viajan gratis.

El cremallera te deja en Sunega y ahí tienes que coger el teleférico. Lo que me gustó mucho es que antes de subir al teleférico, había un cuenco de agua para los perros! Qué detalle! Y el teleférico nos llevó hasta Blauherd.

Detalles de la ruta: 

  • Inicio/ fin: Blauherd – Sunnegga
  • Distancia: Puedes hacer ruta circular volviendo a Blauherd (13km) o quedarte en Sunnegga.
  • Duración total: 2h 30min aprox (nosotros tardamos más)
  • Desnivel: Hay un par de tramos con algo de desnivel, pero el resto sin problema. (de unos 600m)
  • Material: Importante botas de montaña, no está de más un palo de trecking para ayudar, correa larga para el perro, agua y botiquín (tanto perruno como humano), la comida.

Empezando desde Blauherd, fuimos siguiendo las señales que llevaban hasta los lagos. El primero de todos es el lago Stellisee. Es el que más me gustó y desde ahí si el agua está en calma, puedes tener una increíble foto con el monte reflejado en el agua.

En este lago los perros se bañaron, pero no está permitido bañarse las personas. Rodeamos el lago y volvimos a coger la misma ruta (hay que retroceder un poco para poder ir al siguiente lago)

Para ir al segundo lago, hay dos opciones, seguir el camino de tierra (medio asfaltado) o cruzar a través del monte. Nosotros decidimos cruzar a través del monte, y os lo recomiendo totalmente..las vistas son increíbles. Si que hay un punto en que para llegar al lago tienes que retroceder por otro camino, pero no es mucho trozo y vale la pena! En las imágenes de abajo tenéis la entrada al camino entre la montaña, que además a medio camino hay un banco donde poder contemplar el Cervino, y os muestro también las vistas y el lago Grindjisee. Si os fijáis en la tercera foto, donde estamos nosotros es el caminito que cogimos que es mucho más bonito que el camino más ancho que podéis ver más a la izquierda.

El siguiente lago ya está un poco más lejos, pero en este sí que te puedes bañar sin problema. Es el lago Grünsee, y ahí hicimos la parada para comer. Hay unas rocas grandes con sombra de los árboles y ahí nos pusimos, después de darse un buen baño.

En este lago las vistas también son muy bonitas y conseguimos una instantánea del reflejo de las montañas en el lago. La verdad es que estuvimos muy a gusto ahí. Incluso pudimos ver un helicóptero de rescate que aterrizó justo al lado, fue increíble.

El siguiente lago era el Moosjisee. En este no te puedes bañar, es más, es el más feucho de todos ya que es como una presa y no parece un lago natural. Y también es verdad que este trozo del camino costó un poco más, por que ya empezaba a ser subida, y después de comer cuesta arrancar. (imagen abajo).

Fue de camino al siguiente lago donde pudimos ver y escuchar de lejos a un par de marmotas! Fue emocionante verlas. Una de las muchas rutas que hay por hacer es la ruta de las Marmotas, así que supongo que esa ruta pasará cerca de donde viven.

Y finalmente llegamos al último lago, el lago Leisee. En este lago también te puedes bañar y hay una zona especial para niños, con parque y todo. Cuando llegamos ahí ya estábamos bastante cansados, por que era una buena subida hasta el lago, pero después del baño, seguimos un poco más hasta llegar a Sunnegga. Por suerte no tuvimos por que hacer la ruta circular, por que ya no podíamos más, y cogimos ahí el cremallera.

Volvimos a la estación para volver a coger el mini bus hacia el camping y seguimos hasta nuestro siguiente destino.