Cómo positivizar el ARNÉS

Tu perro se esconde cuando oye el arnés o el collar? No le gusta que se lo pongas y se resiste? En este post os explicamos cómo hacer que poner el arnés no sea una tortura para tu perro sino todo al contrario, que sea algo bueno y agradable, vamos a positivizar el arnés.

Antes de empezar a trabajar con el arnés, es importante saber con qué arnés será más fácil trabajar. Os recomiendo empezar con un arnés que tenga una apertura grande para la cabeza, para que así no sea molesto y sea más fácil ponérselo. Sobretodo intentar evitar arneses que se pongan por las patas en vez de por la cabeza, ya que estos últimos so serán mucho más difícil de trabajar. En las imágenes de la derecha podéis ver la diferencia entre los arneses que se meten por la cabeza y por las patas (la primera imagen es de los que se ponen por la cabeza y la segunda los que se ponen por las patas, para que veáis la diferencia. Hay muchos modelos diferentes).

Una vez tenemos escogido el arnés, ya podemos empezar a trabajar. Recordar sobretodo que esto no se consigue en una sesión justo antes de ir a la calle, debéis trabajarlo días o semanas antes, para que sea todo muy progresivo y resulte realmente algo positivo para el perro. Los pasos a seguir para positivizar el arnés son los siguientes:

  1. Dejamos el arnés en el suelo y lanzamos premios alrededor y entre el arnés, para que el perro vea que es un simple objeto más y que no pasa nada
  2. Añadimos algo de movimiento en el suelo y lo vamos levantando y moviendo muy poco a poco mientras vamos premiando
  3. Sostenemos el arnés con una mano, con la apertura bien colocada y con la otra mano vamos dando premios a través de la apertura. Debe ser el perro el que decida meter la cabeza por dentro. Nosotros empezaremos con la mano de dentro alejada de nosotros e iremos acercándola poco a poco con premios. El perro al seguir la mano, irá en dirección a poner la cabeza dentro del arnés. Este paso si es necesario, hacerlo en varias sesiones,no queráis correr.

4. Una vez el perro pone la cabeza sin problemas, pasamos a trabajar también movimiento del arnés ahí en su cuerpo. Sobretodo muy despacio y no seáis brutos a la hora de mover el arnés, e ir premiando cada vez.

5. Cuando el perro ya tolera bien el poner por la cabeza el arnés, pasamos a  hacer ver que abrochamos a la vez que vamos premiando. Aquí invadimos más el espacio del perro y por tanto hay que trabajarlo también poco a poco no abrochéis el arnés de buenas a primeras.

6. Pasamos a abrochar el arnés. Si con una mano no lo puedes abrochar, puedes lanzar premios al suelo y mientras busca los premios aprovechar para abrochar, o trabajarlo con dos personas, mientras una abrocha, otra va dando premios.

Sobretodo mientras estéis durante unos días trabajando esto, cuando toque salir ala calle, hacer estos pasos antes, es decir, que una de las sesiones de trabajo sea para dejarle ya el arnés puesto, para no echar por los suelos todo el trabajo que estás haciendo. Por que si lo trabajas por un lado,pero luego lo fuerzas a ponérselo por otro lado, no avanzarás.

Así pues, una vez el perro acepta el arnés sin problemas, podéis pasar a trabajar otros arneses que sean más difíciles de poner, o podéis trabajar el collar o la correa siguiendo los mismos pasos. Sobretodo siempre poco a poco, siguiendo el ritmo del perro, sin forzar y sin obligar. Una vez lo tiene positivizado incluso podéis poner señal verbal a ponerse el arnés, para que lo vea como un entreno más. Yo a  Hiro tengo puesta la señal de “a dins” (a dentro), y viene él solo a poner la cabeza para que le ponga en collar o el arnés.

Abajo tenéis el vídeo explicativo con detalle.