Ya está el bebé en casa. QUÉ HAY QUE TENER EN CUENTA

La llegada del bebé a casa es la parte que más nos suele preocupar. Cómo va a reaccionar mi perro? Lo aceptará?, son preguntas que suelen rondar por nuestra cabeza cuando nos dirigimos a casa con nuestro bebé.

Si durante el embarazo ya lo has estado preparando, durante el parto le han llevado ropita, y has hecho todo  por adaptar al perro, la llegada del bebé es solo un paso más, en el que hay que tener algunos aspectos en cuenta para que salga bien.

  • La llegada a casa
    Es un momento clave para que luego todo vaya más rodado, para que la convivencia sea buena. Tenéis el post Presentación del bebé para ver cómo gestionar ese momento.
  • No forzar ni reñir
    Es importante no reñir al perro si se acerca al bebé, si lo huele, lo lame, etc, ya que no queremos que lo asocie a algo malo. Si en algún momento no veis claro el acercamiento o queréis que se aparte, es mejor llamarlo, mandarlo a su sitio, etc, antes que reñir o soltar un «no!». Y sobretodo, nunca forzar estos acercamientos. Habrá perros que si que podrás animar a acercarse, pero siempre es mejor dejar que sean ellos los que decidan acercarse cuando estén preparados, ya que sino puede ser contraproducente el animarlos a ir, por que irán por que tu se lo dices y pueden encontrarse luego en una situación incómoda (sobretodo perros inseguros).
  • Reforzar los acercamientos
    Si se acerca bien, tranquilo, con curiosidad, no está de más reforzar con voz y/o caricias esos acercamientos voluntarios. Hacerlo de forma calmada, y suave para no romper ese momento de tranquilidad. Si empezamos a premiar muy efusivamente, el perro puede llegar a excitarse demasiado y ser contraproducente ese acercamiento. Hay que fomentar mucho la calma y la tranquilidad con el bebé.

Una de las claves para que la adaptación del perro con el bebé funcione es hacer PARTICIPE al perro en el día a día y la NATURALIDAD👶🏻🐶.¿Cómo podemos hacer partícipe al perro? 🔷 no dejando de lado al perro 🔷 incluirlo en los momentos con el bebé, por ejemplo cuando se da el pecho o lo tienes en brazos : nosotros jugamos o damos mimos en esos momentos🔷no reñir ni apartar al perro si quiere acercarse al bebé y reforzar con.voz y caricias los acercamientos (siempre que se acerque voluntariamente y con buena actitud. Si no lo ves claro, simplemente te levantas o que lo llame la pareja con naturalidad).Estoy ya preparando un post sobre estos momentos en.que el bebé ya está en casa. .Es importante hacer ver a la gente que.se puede tener perro y bebé, costará más o menos, pero se puede..Si no nos vemos capaces o nos sobrepasa la situación, acudir a un educador canino antes de que nazca el bebé para preparar al perro y después del nacimiento para guiaros en el día a día👍🏼💪🏼🐶 #noalabandono.Hiro que es un perro inseguro y que le tiene cierto miedo a los niños, se.está adaptando perfectamente, por que la PACIENCIA, el ESPACIO y el TIEMPO son claves para que funcione 💪🏼😊

Posted by Hiro Border Collie on Thursday, 7 March 2019
  • Hacer partícipe al perro
    Es normal que el bebé nos ocupe mucho tiempo, pero no debemos dejar de lado al perro. Hasta ahora ha sido el único de la casa y recibía toda la atención y ahora debe compartirla. En cuanto a hacer partícipe me refiero que cuando estemos con el bebé, si el perro viene a nosotros, le dediquemos momento de mimos o juego. Podemos animar al perro a venir, pero si no quiere, mejor no insistir, y dejar que sea él que venga cuando se sienta preparado para estar más cerca del bebé. En el vídeo de la izquierda podéis ver a Hiro cerca nuestro mientras doy el pecho a la bebé. Pues bien, lo animé a venir una vez y como decidió venir, me puse a darle mimos. Algunas otras veces viene el solo, y otras no quiere venir, y eso hay que respetarlo. Pero es interesante que si viene, compartamos ese momento con él también, y así evitamos celos, permite asociar el bebé a algo positivo y creamos vínculo. 
  • Hacer actividades juntos.
    Fuera de casa también deben compartir tiempo juntos. Un paseo, ir al parque que son actividades que normalmente hacía solo, está genial que ahora nos acompañe siempre el bebé (aunque sea en el carrito), y así  incluyamos ya al bebé durante todo el día, y lo asocie a actividades que le gustan. Si vais a agility o algún centro a entrenar, no está de más ir todos (aunque luego la actividad la haga el perro con su guía, pero por lo menos vais todos juntos al lugar).
  • Estimulación mental
    No solo debe pasar tiempo con el bebé, sinó también tener sus momentos solo. Estos momentos son ideales para estimular su mente con juegos de olfato, habilidades caninas, propiocepción y mimos. No hay que agobiar al perro tampoco con el bebé, también debe pasar tiempo con su guía como hacían antes, para poder estar relajado y tranquilo el resto de momentos que pueda tener con el bebé
  • Respetar su descanso
    Tal y como comentábamos antes, no hay que agobiar tampoco al perro y debemos respetar sus momentos de descanso. Si el perro se agobia y decide ir a su sitio, a otra habitación o a su transportín, vamos a dejarlo traqnuilo, ya que es su forma de gestionar esos momentos de agobio, o simplemente quiere descansar alejado de las visitas, del bebé, etc.

Sobretodo, como ya hemos dicho en otros posts, naturalidad.

Si tu perro es de saltar mucho, ladrar, etc, en vez de reñir, ofrecer una conducta alternativa que sí puedas reforzar, por ejemplo un sentado. Si tu perro tiene otros problemas de conducta o ves que se agobia mucho con esta nueva situación, no esperes a que sea peor, y acude a un educador canino que te guíe y te de pautas para poder avanzar en este proceso de adaptación.

Y no olvidéis que la supervisión es muy importante. Por muy bueno que sea el perro, nunca dejéis el bebé al alcance del perro sin vuestra supervisión.

La PACIENCIA, el ESPACIO y el TIEMPO son claves para que la adaptación sea buena 🙂